¡El gusto de B69

es el verdadero placer!

“La alegría de vivir”

una tradición familiar.

La familia Bonicelli siempre ha querido disfrutar mucho el tiempo pasado con sus amigos, símbolo de su pasión por la convivialidad y la “alegría de vivir”.

Le gustaba invitarlos para pasar buenas noches en compañía, degustando licores y destilados caseros con un sabor único y especial entre charlas, bailes y risas.

¡Una receta

original!

La familia Bonicelli mantiene y transmite la tradición de saborear licores en compañía todavía hoy. Y es precisamente de la gran pasión de Pellegrino Bonicelli que nació la receta secreta de B69, un delicioso licor de frutas silvestres con un sabor fino e intrigante.

Para producir B69, se recoge la fruta y se deja en infusión en alcohol, como se hacía hace 100 años. Después, según la tradición, se añaden especias de los aromas finos y raros y se deja envejecer B69.

El rojo apasionado de B69, de donde viene su nombre “Rubí de Emilia-Romaña”, es un color totalmente natural y sin colorantes añadidos.

Como, cuando…

y donde quieras.

Con B69 se crean cócteles originales, aperitivos y largos tragos deliciosos.

B69 es perfecto como bebida digestiva y como licor de meditación también y puede hacer que tus momentos sean inolvidables.

Como disfrutar B69

  • Tumbler bajo: deguste B69 puro o en las rocas con cáscara de limón de Sicilia.
  • Tumbler medio: mezcle B69 con un vino blanco espumoso, producto con método clásico o Charmat.
  • 69 “Pastis”: primero, en el vaso vierte 1/4 de B69, luego añade los 3/4 restantes de agua fría natural o gaseosa y tres cubitos de hielo.
  • B69 “versión de verano”: saboree B69 puro a – 20 grados C.

Cuando disfrutar B69

Este licor es perfecto para crear aperitivos originales y único como licor de meditación tomado al final de la comida.

¿Qué hay de nosotros?

B69

Déjese tentar

por B.69

B69 te encantará por las notas cálidas y envolventes de su elegante sabor natural, que llama la atención con sus reflejos rojo vivo y tonos de rosa antiguo sobre los contornos de la copa. En la nariz, B69 es robusto y tiene un ramo rico de aromas, caracterizado por notas rojas carnosas y finas, que se abren con un ligero sabor de hierba oficinal y tienen un final con toques de ciruela y rocío de sotobosque.

Al paladar, B69 es carnoso, armonioso y sedoso. La bebida se abre con notas de fresa y guinda muy fina y tiene un agradable final alegre por el contenido en alcohol.